Sobre mí

“Un día tu vida pasará ante tus ojos, asegúrate de que merezca la pena mirar”

– Gerard Way

Dgs250

Hola :) mi nombre es Daniel Grijuela y vivo en Madrid, España.

Me dedico principalmente al desarrollo de aplicaciones web. También se me dan bien las finanzas, el marketing, y las demás áreas principales de una empresa.

Mi objetivo es ser libre financieramiente y dedicarme a aprender, viajar, y crear valor para los demás.

Habilidades

Última actualización: 15/07/2015

Ver LinkedIn
Ver Proyectos

Desarrollo Web
JavaScript (Node, Backbone, React, Meteor)
Clojure/ClojureScript
Ruby on Rails
HTML5 y CSS3 (SASS/LESS/PostCSS)
Administración de Sistemas

Otras habilidades
Pensamiento Crítico y Creativo
Desarrollo de Plan de Negocio
Diseño Gráfico (bitmaps y vectores)
Marketing (A/B Testing y SEO)

Si piensas que puedo serte útil en tu proyecto contacta conmigo

Mi historia

Escribo esto porque disfruto bastante leyendo las historias de otras personas, siempre encuentro algo interesante.

Por lo que pienso que si te gusta mi blog y los artículos que escribo, puede que también te guste leer esto, sobretodo si quieres colaborar conmigo en algún proyecto.

Última actualización: 15/07/2015


Desde pequeño, siempre he tenido mucha curiosidad por todo lo que me rodea, sobretodo si es relacionado con la tecnología.

Me gustaba abrir aparatos electrónicos para ver qué tenían dentro y porqué funcionaban. Jugaba y cacharreaba a menudo con ordenadores y acabé aprendiendo cómo funcionaban y desenvolviéndome bastante bien con ellos.

Primeros pasos

Hasta que un día tuve acceso a internet y ahí cambió todo. Después de un tiempo de sólo usarlo para comunicarme con amigos, empecé a investigar más y más y a aprender todo lo que podía sobre las webs y en qué se basaban.

Creé mi primer blog a los 13 años el cuál todavía sigue online,  http://danigp6.blogspot.com.es, aunque la mitad de las cosas ya no funcionan o están borradas.

En ese blog simplemente escribía cosas que me resultaban graciosas o interesantes, y empecé a indagar con HTML y CSS, pero no sabía nada de métodos de monetización para sacarle beneficio. Hasta que me di cuenta de todo el dinero que se movía en la red y empecé a indagar en ello.

Beneficios y lecciones

Entonces, le añadí el servicio de publicidad AdSense de Google al blog y en nada de tiempo empezó a darme dinero. Emocionado de mí con esa edad, ganando dinero de esa forma, me pudo la avaricia y empecé a hacer clicks en mis propios anuncios para incrementar más rápidamente los beneficios. Los de Google se dieron cuenta enseguida y cancelaron la cuenta, adiós dinero.

Pero no me di por vencido, de hecho ahora que sabía el potencial de lo que podía hacer, volví a intentarlo con más ganas.

Creé una página de descargas P2P pero enfocada sólo a juegos de PC y PS2, algo no tan común en español ese momento. Estaba llena de publicidad y el trabajo se hacía casi solo ya que copiábamos (un amigo y yo) el contenido de varias webs diferentes y lo publicábamos como nuestro… Fue bastante bien y nos divertíamos, hasta que empezó a aumentar muchísimo la competencia y ya no nos merecía la pena seguir actualizándola. Ya no está online.

Luego, empecé a interesarme por otras formas de ganar dinero por internet como rellenando encuestas, recibiendo publicidad en el email y cosas de ese estilo. Perdí demasiado tiempo con eso, ya que el truco de esas páginas es invitar a gente. Tú solo te ganas céntimos al mes pero si invitas a un amigo, ganas tus céntimos más los suyos de comisión. Si multiplicas por muchos amigos eso son muchos euros al mes de gratis porque hacen ellos el trabajo por ti. Esto se llama marketing multinivel y es muy rentable (mientras tengas a gente debajo, y no colapse).

Entonces lo vi claro, tenía que crear una web para convencer a la gente de que se inscribiera a estas páginas a través de mí, los llamados referidos. La primera que hice la tuve que abandonar ya que Google me borró de su buscador por utilizar “métodos prohibidos” para posicionarme arriba en sus búsquedas. Así que creé otra, http://www.ganar-dinero-internet.es, la cual me ha estado dando beneficios pasivos (sin ningún tipo de trabajo, aparte del inicial en diseñarla) durante años. Ya no está online porque empezaba a requerir trabajo para mantenerla competente y no me merecía la pena hacerlo.

Camino a la universidad

Y así paso el tiempo hasta los casi 18 años, a punto de acabar el instituto y no sabía qué carrera hacer. Siempre había pensado en una ingeniería (hice el bachiller tecnológico), pero dejó de atraerme la idea por la facilidad de aprender los mismos conceptos de forma autodidacta, y por experiencias de personas cercanas.

Por alguna razón no me planteo otra cosa que no sea una carrera universitaria, supongo que por ser “lo que todo el mundo decía que había que hacer” para tener éxito en la vida.

Acabé metiéndome en algo práctico y entretenido a mi parecer, Administración y Dirección de Empresas en la Carlos III de Madrid. Y ya que estaba, la hice en inglés.

Al poco tiempo me di cuenta de que mucho de su contenido sobraba y para el resto no necesitaba ir a clase. ¿Para qué gastar hora y media en clase si me lo aprendía por mi cuenta con los apuntes que subían a internet en 15 minutos? Pero bueno, “el primer año siempre es así” decían todos, así que continué.

El segundo curso intenté hacerlo más interesante haciendo a la vez ingeniería informática por la UNED, pero no solucionó nada. Era más de lo mismo, podía aprenderlo perfectamente por mi cuenta, sin presiones, a mi ritmo, y sin temas o asignaturas enteras inútiles de relleno.

Reflexión

En este momento fue cuando eché el freno y me puse a pensar qué quería de la vida, cuáles eran mis objetivos y a partir de ahí, qué haría para conseguirlos.

Mi conclusión fue que no tenía ni idea de lo que quería de la vida, pero si que sabía lo que no quería.

No quería trabajar de 9 a 7 todos los días, entrajetado y calentando silla porque sí. No quería odiar los lunes y estar toda la semana deseando que llegara el fin de semana. No quería tener a nadie encima diciéndome qué puedo y qué no puedo hacer. No quería estar inmerso en una rutina, un ciclo continuo que no parara de repetirse. No quería que mi trabajo me definiera. No quería estar preocupado continuamente por los problemas de otro. No quería andar suplicando días de vacaciones ni ínfimas subidas de sueldo…  No quería rendir cuentas a nadie…

Experimentación

En este segundo curso, mientras me rallaba con esto pasé por varios “negocios”. Uno fue un sistema de apuestas deportivas cruzadas mediante contrapartida (bastante seguro para su nombre) con el que empecé a ganar dinero, pero que prohibieron en España al poco tiempo ¬¬.

De ahí pasé al póker, me lo tomé en serio, aprendí bastante y gané un par de torneos, pero la suerte era demasiado determinante en mi opinión como para dedicarme a ello.

A partir del póker y por su similitud, aunque no lo parezca, me pasé a los mercados financieros. Después de muchos libros de análisis técnico y fundamental acabé pensando lo mismo que con el póker, la suerte cumplía un papel demasiado importante, al menos para los peces pequeños.

También trabajé para el Burger King donde no duré mucho.

Luego me saqué la certificación de entrenador personal y estuve de prácticas en un gimnasio, pero me aburría mucho.

También me hice árbitro de baloncesto y juez de atletismo, trabajos que he mantenido hasta hace poco.

Creo que fue por aquí cuando indagando por la deep web acabé comprando bitcoins por casualidad, 7.8฿ a $5. Probablemente mi mejor inversión, pero que terminé perdiendo en el desastre de Mt.Gox. Ahora valen $300 cada uno (pero llegaron a valer más de $1000)

Inspiración

No recuerdo cómo pero en esta época llegaron 2 libros a mis manos, Padre rico padre pobre de Robert Kiyosaki y La semana laboral de 4 horas de Tim Ferris, que influenciaron bastante mi forma de pensar.

Hablaban de ingresos pasivos, ser tu propio jefe, viajar por el mundo, distanciarte de lo material… Se oponían a las cosas que dije antes que no quería. Me hicieron pensar fuera de lo convencional y ver que otra alternativa es posible.

A estas alturas ya tenía bastante claro que quería dejar la universidad, la única cosa que me iba a aportar iba a ser un papel que no lo iba a necesitar y a cambio me iba a suponer mucho dinero y tiempo. Pero no la abandoné, me aceptaron en la beca Erasmus y era una experiencia que no podía dejar pasar de largo, así que seguí adelante con tercero.

Suiza

El Erasmus fue una experiencia increíble que me hizo crecer mucho como persona. Despertó mi curiosidad por conocer otros lugares, otras personas y otras culturas en general. Pero en cuanto a la carrera, seguía pensando lo mismo, más convencido incluso.

Estando allí estuve trabajando como “evaluador de motores de búsqueda”, el que dice si los resultados a partir de una búsqueda online son buenos o no, para los 2 mayores buscadores de internet a través de 2 consultoras, Appen Butler Hill y Leapforce. Esto me hizo aprender mucho sobre SEO (posicionamiento en buscadores) y técnicas de marketing online, lo cual me ha resultado ser muy útil para mis negocios.

Mientras tanto, iba aprendiendo más y más de programación (Ruby sobretodo, y su framework para aplicaciones web, Ruby on Rails). Creé más cosas que puedes ver en la sección de proyectos.

Viendo la luz

Entre fiesta, uni, y estos trabajos aún me quedó tiempo para reflexionar sobre mi futuro, y los paisajes suizos me ayudaron bastante en ello.

Swiss2

Me quedó claro cuáles iban a ser mis objetivos en la vida:

- Ser bueno en todo. Como Da Vinci. No me interesa ser un experto en algo en especial, prefiero ser bueno en muchas cosas diferentes. Además, gracias a esto, si me hiciera falta ayuda sabría diferenciar entre alguien que sabe lo que hace y otro que no.

Y no me refiero sólo a conocimientos teóricos, me refiero a deportes, a instrumentos musicales, pintura, oficios, idiomas… Y mucho más.

- Conocer el mundo. No me refiero a ir de hotel en hotel haciéndome fotos en el monumento de turno. Me refiero a conocer el mundo de verdad, mezclarme con otras culturas, sumergirme en ellas, aprender su idioma, oír puntos de vista totalmente distintos al mio, acercarme a la naturaleza, a lo salvaje, y estar en sitios increíbles.

- Aportar valor a la gente. Los dos puntos anteriores me afectan sólo a mí, en cambio en este punto es todo lo contrario. Me gustaría crear y ayudar a crear productos y servicios útiles a la gente, que sirvan para algo, no sólo con el objetivo de buscar beneficio a toda costa.

Y aparte de esto, lo más importante; disfrutar de mi familia, mis amigos, mi pareja…

Como veis dentro de mis metas no está el tener un deportivo, una casa u otros objetivos típicos. No soy nada materialista, no quiero cosas. Pero aún así necesito dinero para vivir.

El problema es que para poder hacer todo necesitaría no gastar tiempo trabajando para conseguir este dinero, o sea, ser libre financieramente. Aunque parezca que no, esto es posible gracias a los ingresos pasivos, ya sean intereses, dividendos, renta de alquileres, regalías por propiedad intelectual, etc. En ese momento, el dinero que ganaba de esta forma con mi web de referidos no era el suficiente como para vivir, ni mucho menos.

Así que decidí que los durante los próximos años me dedicaría a crear negocios tanto por internet como tradicionales y ayudar a otros a hacerlo hasta que consiguiera ser libre financieramente, para así poder dedicarme a los objetivos de arriba a tiempo completo.

Y aquí estoy, he hecho este blog para que me sigáis de camino a mis objetivos y veáis que otro estilo de vida es posible. Hablaré de temas muy variados pero relacionados entre sí e intentaré que todo lo que escribo sirva de algún modo de inspiración.

Gracias.


// Actualización 15/07/2015

Después de crear Petiem y estar trabajando durante 5 meses en banca de inversión en el BBVA, conseguí pasar las entrevistas de un estudio de desarrollo web de Madrid llamado Redradix. Dejé el trabajo en banca lo más pronto que pude y comencé mi carrera de desarrollador, en la que no podía estar más contento. Mucha flexibilidad, en cuanto a horarios y metodologías, proyectos muy interesantes, y sobretodo, el estar creando cosas continuamente junto a gente con ganas de aprender y ponerse retos.

Con todo lo que he aprendido en los 8 meses que llevo aquí, he creado una aplicación llamada ciruapp que presento en Os presento a ciruapp.