Las 5 cosas que más lamenta la gente antes de morir

Este artículo de “Inspiration and Chai” habla sobre una enfermera de cuidados palitativos que estaba en contacto constante con personas que iban a morir, y lo sabían.

Compartía entre las tres y doce últimas semanas de sus vidas, y vió como pasaban por múltiples emociones como negación, miedo, enfado, remordimiento, más negación y finalmente, aceptación.

1024px hospital room ubt

Cuando les preguntaba por sus remordimientos o por qué cosas hubieran hecho diferente, los mismos temas se repetían una y otra vez:

1. Desearía haber tenido el valor de vivir conforme a mí mismo, no a lo que esperaban los demás.

Este fue el más común. Cuando la gente se da cuenta de que su vida está a punto de acabar y echan la vista atrás, ven muchos sueños incumplidos.

2. Desearía no haber trabajado tanto.

Esto lo dijeron todos los hombres. Una vez que entras en “el camino de la rata”, tienes que trabajar cada vez más y más, y vas dejando de lado tu juventud, la compañía de tu pareja, la vida…

3. Desearía haber tenido el valor de expresar mis sentimientos.

512px happy couple

Mucha gente reprime decir lo que piensa para no tener problemas con los demás. Como resultado, te llenas de odio y resentemiento que únicamente te amargan la existencia.

No podemos controlar la reacción de los demás, aunque en un principio la gente reaccione mal si hablas honestamente, al final formas una relación mucho más saludable. Y si no lo aceptan, adiós relación, de cualquier manera sales ganando.

4. Desearía haber mantenido el contacto con mis amigos.

Todo el mundo echa de menos a sus amigos al estar muriéndose. El dinero no importa, al final sólo quedan los amigos, familiares, pareja…

Es muy normal hoy en día enfrascarte en tu carrera profesional y dejar a tus amigos de lado, relacionándote sólo con la gente de la oficina o algún vecino sin llegar a profundizar. Para cuando quieres darte cuenta, o no consigues encontrarlos o ya nada es como era antes.

5. Desearía haberme permitido ser más feliz.

Algunos no se dan cuenta hasta el final que la felicidad es una elección. Están inmersos en sus rutinas, con miedo a salirse de lo “normal” e imitando lo que la gente de su entorno hace cuando en realidad quieren hacer cosas nuevas, volver a sorprenderse, a levantarse de un salto con ganas de un nuevo día en el que no sabes que pasará, a conocer a alguien especial…


Y hasta aquí el artículo. Me he puesto a pensar sobre de qué me arrepentiría si supiera que fuera a morir en breve y sería de no haber vivido siempre como lo he hecho estos últimos meses, sobretodo por no seguir mi instinto y no tener valor para tomar algunas decisiones.

Espero que os haya gustado y ayudado a ver lo que realmente importa en la vida. Me pareció perfecto usarlo ahora que empiezo a escribir en este blog, ya que tienen la misma filosofía:


No deperdiciar la vida trabajando, cumplir tus sueños, ser como eres no como esperan que seas, rodearte de la gente que te quiere…

En definitiva, ser feliz.

Este artículo fue escrito hace más de 6 meses, puede que hayan cambiado las cosas de las que habla o yo ya no piense así