La Regla de los 2 Minutos

Seguir esta sencilla “norma” ha hecho que aumente muchísimo mi productividad, os voy a contar en qué consiste.

Tiene sus inicios en el método de gestión del tiempo “Getting things done” (llevando las cosas a cabo) de David Allen.

El libro con el mismo nombre es la biblia de la productividad.

Al contrario que la mayoría de métodos de productividad, que consisten en concentrarse en las tareas más importantes primero y dejar el resto para el final, este método lo enfoca de otra forma.

Dice que es muy díficil llevar a cabo las grandes tareas si no controlamos lo suficiente las tareas rutinarias del día a día. Hay que desarrollar un sistema para organizar esas tareas y dividirlas en pequeños pasos fáciles de llevar a cabo.


Uno de los trucos para ello es la regla de los dos minutos.

Esta regla consiste en que cualquier tarea que te lleve de tiempo en hacer menos de dos minutos, la pongas prioridad absoluta y la termines antes del resto de cosas.

De esta forma evitamos la acumulación de pequeñas cosas que se acaban convirtiendo en no tan pequeñas, conseguimos la sensación de realización que motiva a seguir haciendo cosas, y evitamos el estrés que conlleva saber que tienes muchas cosas por hacer.

Pero no sólo es útil para pequeños objetivos, también para los grandes.

La parte más difícil de cualquier tarea suele ser la de empezar a llevarla a cabo simplemente, lo cual por procastinación y vagueza solemos dejar para más adelante y más adelante hasta estar realmente motivados.

Pues bien, tomándonos en serio esta regla, si nos ponemos 2 minutos a empezar la tarea, aunque obviamente no la terminemos, será mucho más fácil continuar trabajando en ella y llevarla a cabo.

Por lo tanto, la regla de los dos minutos sirve tanto para quitarnos nuestras pequeñas tareas de en medio, como para llevar a cabo las grandes que tanto nos cuesta empezar.

Lo mejor de todo es que al cabo de un tiempo conseguirás interiorizarla y no hará falta estar obligándote a ti mismo a cumplirla.

Este artículo fue escrito hace más de 6 meses, puede que ya no piense así