La Filosofía Bogleheads de Inversión

Las ideas de esta filosofía, o metodología, de inversión provienen de John Bogle (de ahí el nombre), el fundador de Vanguard.

Vanguard es una compañía de inversión estadounidense que tiene bajo su control aproximandamente 2 trillones (americanos) de dólares.

La empresa ofrece fondos de inversión entre otros productos financieros, y fue la primera compañía en ofrecerlos a inversores individuales.

Jack bogle

Volviendo a la filosofía, los “Bogleheads” siguen una serie de principios de inversión que han demostrado con el paso del tiempo producir rentabilidades ajustadas al riesgo mucho mayores que las obtenidas por el inversor medio.

Otras ventajas son que están pensados para acercar el hasta entonces complicado mundo de la inversión a todo el mundo, no requiriendo conocimientos técnicos ni el emplear mucho tiempo.

El objetivo principal es el de alcanzar la libertad financiera (de la que hablé aquí), que es simplemente obtener unas rentabilidades de nuestro dinero invertido suficientes como para vivir sólamente de ellas.

Bogleheads investment philosophy

Estos son los principios en los que se basan los “Bogleheads”:

1. Desarrolla un plan de trabajo

Este principio se puede resumir en: vive por debajo de tus posibilidades.

Necesitas ahorrar una gran parte de tus ingresos para poder alcanzar la libertad financiera. Gastar menos de lo que ganas, es muy simple.

Nada de deudas, ni tarjetas de crédito ni hipotecas. Si ya las tienes, maximiza el pago de devolución para terminar de pagarlas cuanto antes y evitar más intereses.

Ayuda mucho el contabilizar todos tus gastos y poder tener un conocimiento al instante de tu situación financiera. (Hablaré de cómo llevo acabo yo esto fácilmente en una entrada posterior)

Si no ahorras lo suficiente, por muy bien que sea tu método de inversión, no lograrás el dinero suficiente.

2. Invierte pronto y a menudo

Cuanto antes en tu vida empieces a invertir mucho mejor, no hagas lo típico de dejarlo para más adelante.

La explicación a esto es el interés compuesto. El interés compuesto es el rendimiento que obtienes después de varios años cuando los intereses de cada año se han ido acumulando en la cuenta principal. (En vez de años son períodos de inversión, lo he puesto así para simplificar)

Lo mejor para entenderlo es un ejemplo:
Tenemos 1000 € y los invertimos en un fondo que nos renta un 10% el primer año.

Resultado 1er año: 1100 €.
(1000 * (1 + 0,1))

El segundo año también nos renta un 10% pero ya no se calcula sobre la cantidad inicial de 100, sino por los 110 que obtuvimos de sumarle los intereses producidos el primer año.

Resultado 2º año: 1210 €.
(1100 * (1 + 0,1)) or (1000 * (1 + 0,1)^2)

Después de 30 años de obtener la misma rentabilidad, nuestros 100 € se habrán convertido en… ¡¡17.449 €!!

Resultado 30º año: 17.449 €.
(1000 * (1 + 0,1)^30)

Young early

En este gráfico vemos como Leandra (gris), que invierte $2,000 al año desde los 25 años hasta los 60, obtiene mucho más beneficios que Kevin, que invierte más del doble, $5,000, pero desde los 40.

Leandra invierte en total $70,000 (35 años * $2,000/año) y dispone a los 60 años de más de $350,000.

Kevin invierte en total $100,000 (20 años * $5,000/año) y dispone a los 60 años de unos $250,000. Una gran diferencia.

Habría que descontar la inflación y tal pero está claro que es impresionante como crece el dinero gracias al interés compuesto.

Por esto es por lo que cuanto antes y más inviertas mejor, si trabajas por cuenta ajena y tu empleador te ofrece igualar lo que inviertas en un fondo de pensiones o algo similar por norma general acéptalo y maximiza la cantidad permitida. Es el rendimiento que más fácil conseguirás. (En puntos posteriores hablaremos más en detalle de esto)

3. Nunca asumas ni mucho ni poco riesgo

Los principales instrumentos de inversión en los mercados financieros son las acciones y los bonos.

Las acciones son “partes” de una empresa que ésta pone a disposición del público general para lograr financiación. De este modo teniendo acciones de una empresa compartirás su mismo destino, si la empresa es exitosa, las acciones subirán, si fracasa, bajarán, y si reparten beneficios, obtendrás tu parte correspondiente (dividendo).

Las acciones son normalmente los instrumentos más rentables ya que suelen seguir la tendencia de la economía de crecer y crecer pero por ejemplo en 2008, el mercado entero de acciones cayó una media de un 50%. Por lo que su volatidad y por tanto su riesgo son altos. El sistema capitalista en el que vivimos siempre sufrirá grandes crisis, pero grandes subidas también, un crecimiento continuo es insostenible.

Por otro lado los bonos son “promesas” de devolver el dinero prestado en un cierto lapso de tiempo. Lo normal es que sean menos rentables que las acciones pero también menos volátiles.

Por lo tanto, la mayor decisión que hay que tomar es qué cantidad de bonos y por consiguiente de acciones formarán nuestro portofolio.

Bien, esto es subjetivo. Depende de lo que te guste el riesgo, cuanto más te guste menos proporción de bonos y más de acciones tendrás.

Es lógico asumir que cuanto más joven seas más igual te dará el riesgo ya que tienes más años por delante para compensar las caídas que pueda sufrir el mercado, siendo viejo tendrás más dinero que proteger y si te pilla una caída mala del mercado puede hacer mucho daño a tu cartera.

Es por este razonamiento que John Bogle recomienda que uses de punto de partida tu edad en bonos, es decir, si tienes 32 años el 32% de tu dinero en bonos y el 68% restante en acciones, y a partir de ahí subas o bajes esa cantidad dependiendo de tu aversión al riesgo.

4. Diversifica

Diversify

En vez de comprar acciones o bonos individuales, o incluso de un sector específico, los Bogleheads compran fondos de inversión que contengan participaciones en cientos de acciones o bonos.

La mayoría de los fondos recomendados contienen todas o casi todas las acciones del mercado al que replican e incluso hay fondos que replican el mercado entero mundial (Investing in Total Markets).

Esto hará que el que se suscriba a estos fondos reciba la rentabilidad media de todos los inversores. Aunque en principio esto no suene bien, en realidad es bueno ya que la mayoría de los inversores lo hacen peor que la media, en gran parte debido a las altas comisiones de los fondos gestionados.

5. Usa Fondos Índice siempre que sea posible

El último punto nos lleva a este. Hay dos tipos de fondos de inversión, fondos índice y fondos gestionados. (También puedes contratar fondos índice a través de ETFs en vez de fondos de inversión pero sigue menos la filosofía Bogleheads)

Un fondo índice (o pasivo) se dedica a replicar un índice, como dice su nombre, comprando las acciones que conforman dicho índice y haciendo mínimas correcciones de su cartera. Por lo tanto su rendimiento será muy similar al del índice.

En cambio, un fondo gestionado (o activo) lo que hace es comprar y vender acciones continuamente y en base a las decisiones de un grupo de analistas e inversores. (En los índice también tienen analistas claro, pero menos)

La diferencia entre ellos es que el coste de un fondo índice es mucho menor que el de un fondo gestionado (hasta 10 veces menor, ~0,2% vs ~2%). Y al ser la estrategia “Bogleheads” a largo plazo, esa diferencia en los costes es muy muy importante.

Se podría pensar que los fondos gestionados ofrecen una mayor rentabilidad debido a ser más activos y por eso merece la pena pagar más comisiones pero esto no es así, como podemos comprobar en estos artículos de Forbes y Business Insider.

6. Mantén los costes bajos

Una ampliación de lo explicado anteriormente para que veas lo importante de minimizar costes.

Annual return fee impact

Lo que se ve en la imagen es la diferencia entre comprar un fondo gestionado con un 1% más de comisiones (azul) que un índice (gris), suponiendo misma rentabilidad anual.

Esta diferencia es de nada más y nada menos que $220,000 y se traduciría en poder vivir 10 años más de libertad financiera.

Siempre busca el fondo índice con menos comisiones y más diversidad de acciones/bonos.

7. Minimiza los impuestos

Al igual que antes hemos visto la gran diferencia que supone pagar más o menos comisiones a lo largo de los años, exactamente lo mismo pasa con los impuestos que pagues al estado.

La filosofía “Bogleheads” es de origen estadounidense y por lo tanto se basa en sus propias leyes y sistemas, así que en este punto hay varias cosas que difieren respecto a España.

La principal diferencia es que allí los fondos de inversión son sujetos a impuestos año tras año, y en cambio en España sólo pagarás impuestos cuando retires capital de ellos.

Debido a esto, los “Bogleheads” ponen mucho más ímpetu en aportar dinero a planes de pensiones (como los 401(k)s e IRAs) que el que deberíamos poner los españoles.

Esto no quiere decir que no nos beneficen, ya que aparte de que muchas empresas se ofrecen a igualar la cantidad que aporten sus empleados a un plan de pensiones, éstos hacen que disminuya nuestra base imponible del IRPF y por lo tanto que paguemos menos impuestos cada año.

El problema, aparte de sólo poder retirar el dinero una vez jubilados o en casos muy específicos, es que estos planes van suscritos a fondos de inversión, y la mayoría de ellos (y en España más) no permiten invertir en los fondos índice antes mencionados, por lo que hay que calcular bien todas las diferencias ya que cada uno tiene sus pros y sus contras. (Esto es probablemente lo que nos lleve más tiempo de toda la filosofía de inversión, y es importante dedicárselo)

8. Invierte con sencillez

John Bogle dijo en uno de sus discursos llamado “Investing With Simplicity” (inviertiendo con sencillez) lo siguiente: “La sencillez es la clave maestra para el éxito financiero. Cuando haya varias soluciones para un mismo problema, elige la más simple.

Cuando más sencilla sea tu cartera de activos mucho mejor, esto hará que los análisis sean más fáciles, que puedas ajustar la proporción acciones/bonos rápidamente y en definitiva, hacer todo más sencillo.

Por lo tanto lo recomendado por Bogle es invertir en 2 o 3 fondos índice de inversión distintos como mucho.

La estrategia más común entre sus seguidores “Bogleheads” es la llamada “three fund portfolio” que consiste en invertir en un fondo que replique a todas las empresas estadounidenses (ej. U.S. Total stock market index fund), otro que replique empresas de todo el mundo (ej. Total International stock market index fund) y finalmente, uno de bonos nacionales (ej. U.S. Total bond market index fund).

9. Mantén el rumbo

Pirate at the helm 1

Esto es lo más difícil de la filosofía “Bogleheads”, y probablemente de cualquier otro método de inversión.

Mantener el rumbo significa seguir el plan pase lo que pase, haciendo únicamente un cambio al año para mantener la proporción acciones/bonos deseada.

Esto puede parecer fácil, invertir y dejar que aumente solo el dinero despreocupándome, pero no lo es, ni mucho menos.

Hay que tener en cuenta que los rendimientos que obtendremos no serán fijos año tras año, algunos años subirá, otros bajará, e incluso algunos será negativo. Lo importante es saber que a largo plazo, si mantenemos el rumbo, serán positivos y lo suficiente para lograr un buen crecimiento.

Aparte de esto, nos encontraremos que se pondrán de moda nuevos instrumentos de inversión, como los Hedge Funds o  incluso las preferentes…, pero no te dejes seducir, ¡mantén el rumbo!

Si ves las estadísticas de los periódicos o webs de economía de los fondos de inversión verás a fondos gestionados que han conseguido el triple o cuádruple de rentabilidad que tú ese año, y estarás tentado a cambiarte a ellos. No lo hagas, lo que importa es el largo plazo, y fondo gestionado que gana de sobra al mercado, fondo que se hunde al año siguiente.

Nadie sabe el futuro y el mercado es impredecible, por muy buenos que sean sus analistas acabarán equivocándose aunque no hace falta ni que se equivoquen ya que el mercado es irracional.

Haz que los fondos índices hagan su trabajo y emplea tu tiempo es cosas más importantes y satisfactorias.

Mi inversión Bogleheads

Personalmente, mi inversión se divide en un 50% acciones estadounidenses, 40% acciones europeas y 10% bonos europeos. Tengo 21 años por lo que sigo la estrategia bastante común de restar 10 a la edad para hacer la proporción.

Los nombres de los fondos son Amundi Fds Eq North America AE-C, Amundi Fds Index Eq Euro AE-C y Robeco Euro Gov Bonds “D”, y los tengo contratados a través de Renta4, el intermediario que ofrece mejor relación seguridad y facilidad de uso respecto a las comisiones de España.


Más información:

Bogleheads wiki

[Libro] The Bogleheads’ Guide to Investing

Este artículo fue escrito hace más de 6 meses, puede que ya no piense así